Teléfono de contacto 968 215957

Mi foto

Restauración de obras de arte en general. Estudios, peritaciones y tasaciones.

jueves, 2 de octubre de 2014

RESTAURACIÓN DE UNA ESPECTACULAR CAMA VICTORIANA S.XIX



A veces llegan al taller piezas que son auténticamente de museo, este es el caso de una maravillosa cama victoriana que, a pesar de su aparente pésimo estado de conservación, estaba completa y únicamente era necesario eliminar la gruesa capa de suciedad y barnices oxidadisimos para que renaciera con todo su esplendor.

Estado inicial del piecero, donde se concentra la más rica decoración de pinturas y nacar.

 Estado inicial del cabecero

Piecero restaurado.

Un detalle de la decoración que alterna pintura y madreperla sobre el papier maché lacado a la negrosilla.

Cabecero restaurado.

FICHA TÉCNICA.



Obra: Mobiliario.

Título: Cama.

Autor y época: Fabrica JENNENS & BETTRIDGE (Aaron Jennens y TH Bettridge) de Birmingham (Inglaterra). Activos entre 1815-1864.

Técnica: Papier mâché y hierro, lacado y policromado con incrustaciones de nácar y elementos de latón.

Medidas: Cabecero 163,00 x 139,00 cm. / Piecero 149,00 x 139,00 cm. / Largueros 188,00 x 8,00 cm.

Propietario: Colección particular.



Características: Cabecero y piecero de cama de molde, exentos, con soporte de papier mâché decorado con policromía y embutido de madreperla, entre columnas de hierro de fundición. El acabado general de las piezas está realizado en laca.



La parte superior de ambas está recortada formando curvas de formas sinuosas, y los copetes están enroscados hacia atrás formando volutas en la zona central.



La decoración se presentan distribuida con abundancia tanto en las zonas de tableros, como en los elementos metálicos, pero es mucho más profusa en el piecero, que además cuenta con un gran cuadro central con paisaje, según puede observarse en el ángulo inferior derecho del mismo corresponde a una vista romántica del Castillo de Segovia. La policromía y el nácar o madreperla forman guirnaldas de motivos florales, combinados con formas onduladas de embutidos de madreperla bordeados de líneas de purpurinas.

Los tableros están unidos a las columnas metálicas, que forman las patas, en su parte posterior por dos barras de hierro pintadas de negro.


Los extremos superiores de las columnas de hierro están rematados con bolas de latón dorado.

Fotos y texto: Mª Loreto López Martínez.

2 comentarios:

  1. Perdón pero se me ha escapado un coño al ver el antes y el después. Una cama maravillosa, que por desgracia ya no se hacen, más que nada porque no hay piso ni habitación para ellas.

    En casa e mi suegro, en Zamora, había una cama que tenia un pequeño escabel, o banquetita, o escalera de dos peldaños (como más os guste) para subirse a ella de alta que era. A mi, lo reconozco, me daba un poco de miedo poder caerme, pero se dormía en la gloria.

    Una maravilla.

    ResponderEliminar